"Mañana, tal vez, tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados, pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear". MAHATMA GANDHI

viernes, marzo 04, 2011

AVIACION HEROICA


ESTIMADO ICARO:


Nos damos por bien servido de lograr sobrevivir volando aviones de tan atrasada tecnología y con tan escasos recursos de navegación. Pero es la época que nos correspondió vivir y que la vivimos intensamente.

Pero no por desconocimiento sino con plena claridad en la causa y la realidad de lo que hacíamos. Era el reto de la aviación disponible en ese tiempo y a lo que nos enfrentábamos.
Así que la mayoría de los riesgos no fueron intempestivos sino calculados, evidentes y asumidos. No había más alternativas. Y las pocas que se daban, eran rápidamente copadas por quienes hacían alguna gestión, para volar los escasos aviones más modernos, en huida de los menos confiables. 

Pero esto no es una queja. Al contrario, esa aviación me encantaba porque exigía mucha dedicación, estudio y dedicación al piloto. De lo contrario las cosas se ponían serias. No solo por el alto nivel de riesgo, sino para sacar el máximo rendimiento, que demandaba bastante técnica de pilotaje.

Para mi, cada vuelo o misión era un reto, que me producía adrenalina. Hormona a la cual me volví casi que adicto. Me emocionaba saber que tendría que vencer más peligros operativos de vuelo que enemigos de tierra. O de lo contrario, esos aviones anticuados, malos tiempos, pistas elementales y no preparadas, operaciones riesgosas y apremiantes, bajo las necesidades de la tropa que nos esperaban entierra con sentido anhelo, me engullirían.

Los olores de la gasolina de aviación para motores de pistón, eran casi mi perfume preferido. A sus vapores también me estaba volviendo adicto. No se si ya había sido retirado el tetrahetilo de plomo, que se adicionaba como antidetonante para controlar el octanaje. Si no fue así, debo estar contaminado del metal pesado y no seria raro que tenga algo de locura repentina o una vejes prematura.

El hecho es que le tomé aprecio a eso aviones, en especial, al C-47 durante los 10 años que lo volé. Y espero haber sido un buen instructor de la última generación de pilotos de estas veteranas maquinas de la segunda guerra mundial. Luego al C-54 y al C-119. Y una gama de aviones de hélice, cuyos rugidos  me encantaban. Mas no logaron causarme sordera, como le ha sucedido a muchos. Me protegía bastante siguiendo la recomendación de los médicos de aviación y ahora gozo de buena audición.

Así, con todas esas vueltas, fueron muchos y frecuentes los vuelos de abastecimientos de víveres, intendencia, armamento, munición, relevos de tropa y lanzamiento de paracaidistas. También, dolido pero con gratitud, los heridos que trasladamos a los hospitales. En particular, a los héroes caídos en acción de combate o de desastres aéreos, que llevamos al mejor lugar que merecía su descanso eterno en distintas partes del país.

Saludos: Iván G.          Enero 2011
ACORE - Antioquia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

I M P O R T A N T E

Se han publicado muchísimos artículos interesantes, si desea ver la totalidad de estos dar click sobre la palabra Entradas antiguas abajo a la derecha.
!!!!!! No deje de leerlos son importantisimos !!!!!!!