"Mañana, tal vez, tengamos que sentarnos frente a nuestros hijos y decirles que fuimos derrotados, pero no podremos mirarlos a los ojos y decirles que viven así porque no nos animamos a pelear". MAHATMA GANDHI

miércoles, agosto 18, 2010

Carta al Ex Ministro Gabriel Silva L.


Por: Ct.(r) Alberto Rojas Jaimes

Señor Gabriel Silva Lujan. gracias a Dios todopoderoso Ud. se fue prontamente del ministerio de Defensa, su inoperancia, su falta de gerencia, su falta de lealtad y falta de sentimientos hacia los hombres que Ud. Utilizo para los propósitos políticos personales no lo dejaron ver el verdadero fin que debía cumplir en el Ministerio.

Cuando uno desconoce las labores que debe desempeñar, se asesora, pero de personas que realmente conozcan el funcionamiento de la empresa que debe gerenciar y no de políticos que desconocen por completo el buen funcionamiento y las entretelas que este ministerio especial tiene, usa el sentido común que todo ser humano tiene para compenetrarse dentro del ámbito que lo rodea.

Estoy seguro que Ud. Como todos los últimos ministros escribirá su libro apropiándose de las glorias y éxitos que nuestros valerosos soldados escribieron en la historia de Colombia, hará suyas las estrategias, el planeamiento, la organización, la sangre y hasta el valor de nuestros hombres de guerra, así como estoy seguro que lo hará, también quiero recordarle muchas de las salidas en falso que Ud. Tuvo para que los plasme y deje impresas para la historia y ejemplo de lo que no se debe hacer, así como para que el País conozca sus errores garrafales que por prepotencia, desconocimiento y falta de compromiso con su trabajo, señor Silva Ud. Cometió.

En el estamento castrense hay una palabra que no solamente se usa de boca para afuera, esta palabra se siente, se vive, se exige y se da, se llama LEALTAD que aunque puede conocerse su significado enunciarse y exigirse a toda hora, los políticos como Ud. la evitan y la confunden usándola para tapar y lucrarse de las faltas que cometen a diario sus famosos colegas, desafortunadamente Ud. Durante su corto tiempo desconoció, olvido y enterró la lealtad que debía de tener hacia esos hombres que portan las armas de la República, la lealtad no es únicamente hacia los de más alto rango, la lealtad cuando uno tiene mando, debe ejercerla hasta el último de sus hombres, sin tener en cuenta su grado, raza, religión, estatura o estrato social y en la mayoría de los casos debe uno unir esa lealtad con otro sentimiento que se llama consideración para ejercerlos con los más desprotegidos.

Qué sentimiento se puede despertar cuando la persona que se nombra para gerenciar, organizar, comandar y servir de puente entre la Fuerza Pública con el Gobierno central se dedica a cumplir los designios autoritarios de quien se creía el máximo poder, desconociendo los derechos de la Fuerza Pública consagrados en la Constitución Nacional, que se puede pensar cuando la Justicia y la Fiscalía desconociendo la Carta Magna en su artículo 221 Investiga, reúne pruebas y testigos falsos, Juzga y condena violando los derechos de los hombres que Ud. aunque no tubo el honor de comandar, por el hecho de ser ministro de la defensa, era su representante, ya que a quien realmente se ataca, no es a unos hombres que heredaron a los que hoy portan las armas de la República, sino a la Institución por Ud. Comandada, esos hombres hoy son abandonados por el Estado que los utilizó para sostener sus Instituciones, abandonados y señalados por una sociedad que exige seguridad para su propio bien y desarrollo.

Por favor….. no puede pensar en dejar por fuera de su libro, la obra cumbre de su ministerio, cuando una abogada en consideración con la Fuerza Pública, interpone una demanda contra el documento suscrito entre la Fiscalía y nuestro ex Estrella Camilo Ospina para acabar con el Fuero Militar ordenado por la Constitución Nacional en su artículo 221, esta demanda es aceptada y fallada por las Altas Cortes a favor de nuestros hombres, Ud. Con su sapiencia divina y asesorado por sus ignorantes abogados del Ministerio interponen un recurso de reposición para que ese fallo de los magistrados no tuviera piso jurídico, con esta decisión suya créame Señor Ex Ministro Silva la saco del estadio. Desafortunadamente no tuvimos un Ministro de Defensa sino a un enemigo, ojala ahora en su nuevo puesto Colombia no vaya a sufrir las consecuencias funestas de sus despropósitos y falta de entrega con las nuevas obligaciones que hoy Ud. Tiene.

Con qué ética moral Ud. Representa y utiliza una Fuerza Pública que sin esperar más que el sentimiento noble del deber cumplido y una pésima remuneración, a pesar de ello, cumple la misión encomendada, sin hacer siquiera una demostración de inconformidad, ni mucho menos de no aceptación al cumplimiento de las ordenes emitidas, conocedor de los problemas salariales por los cuales todos los hombres bajo su mando de grado Teniente Coronel hacia abajo, están pasando al desconocerles el derecho obtenido en la ley cuarta de 1.992 donde reza que durante los años 92, 93, 94 y 95 se debían actualizar sus salarios poniéndolos acorde a la actualidad económica que en ese entonces se vivía y que por negligencia estatal no se cumplió, peor aún el gobierno saliente hace lobby con las altas cortes para contrariar sus propios fallos, todo con el único fin de desconocer estos derechos a los más fieles servidores del Estado.

Cuando se hizo la reclamación desesperada por parte de la Reserva Activa en representación de los hombres en actividad que no pueden exigir sus derechos porque se confunde con insubordinación o rebeldía, utilizando los únicos medios de presión que se podían usar después de tratar de conseguir el cumplimiento de la ley por espacio de 18 años, bajo su autorización y por orden suya fueron masacrados el 18 de Mayo de 2010, 21 miembros de la reserva que haciendo uso de los últimos esfuerzos propios de la tercera edad, luchaban por llamar la atención y el cumplimiento de la ley, ese gobernante autoritario, “respetuoso” de la ley, “cuando le convenía”, con su aceptación y beneplácito, los masacró y los llevó a los calabozos, todo por exigir el cumplimiento de la ley.

Durante su paso por el Ministerio no aporto nada positivo para las Fuerzas del Orden, la salud día a día, más precaria, más esquiva para los miembros de la reserva y para los activos ya que la fuerza aumento en una forma desproporcionada con este servicio básico, hay unidades tácticas que no tienen instalaciones acondicionadas para las necesidades de unos hombres que laboran en el sector más importante del Estado, que por lo menos cuando se esté en las instalaciones disfrutando del merecido descanso, estas tengan las comodidades mínimas para que esos hombres que llegan de patrullaje las puedan disfrutar.

Se puede palpar como los derechos de los activos cada día se restringen más ejemplo de esto, hoy se le cobra al Oficial y suboficial por el uso de una habitación en su Unidad Táctica, aún a sabiendas que existen y que fueron construidas para alojar a los cuadros durante su permanencia, los cursos de combate son costosos en comparación con el sueldo que reciben los Oficiales y Suboficiales, para sus ascensos les hacen requerimientos de grados y posgrados universitarios, lo que está bien, pero hay que darles el tiempo y medios necesarios para que los puedan adelantar.

Como es de dura la política, sobretodo cuando no se cumplió con el deber, hoy deja Ud. La Fuerza Pública de Colombia bajo un manto de incertidumbre, con miles de problemas internos y externos por resolver, las deja en un estado de sopor de inconciencia ante la sociedad civil y la comunidad internacional y se va a disfrutar las mieles de la diplomacia como pago a su ineptitud, pero como todo en la vida, lo malo pasa y vendrán épocas mejores que hoy se perciben cuando realmente llegan a este cargo dejado por Ud. hombres con mucha más capacidad y conciencia del verdadero trabajo gerencial y de comando que nuestra institución necesita.

RENÉ GUARÍN CORTÉS

DSC02894.JPG
Algo huele mal en Dinamarca. Decía el príncipe de Hamlet en la obra inmortal de Shakespeare en sus cavilaciones sobre lo que pasaba en la Corte alrededor de su padre el rey y en medio de tantos cortesanos traidores y desleales, algo le olía mal al príncipe Hamlet. 
A nosotros muchos nos olió mal desde el comienzo de este proceso que hace cuatro años se inició contra militares de Colombia por la supuesta desaparición de unas personas que supuestamente salieron con vida del Palacio de Justicia.
Fuera de una guerrillera del M19, sobre la que hay pruebas y testimonios de que pudo salir con vida y que fue desaparecida por alguien, la justicia tendrá que verlo.Los demás, Los empleados de la cafetería fueron asesinados por el M19, cumpliendo las órdenes de Pablo Escobar en el cuarto piso de esa edificación, así lo dijeron los jueces…     
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

I M P O R T A N T E

Se han publicado muchísimos artículos interesantes, si desea ver la totalidad de estos dar click sobre la palabra Entradas antiguas abajo a la derecha.
!!!!!! No deje de leerlos son importantisimos !!!!!!!